According to the Scriptures"Moreover, brethren, I declare unto you the gospel... By which also ye are saved... unless ye have believed in vain. For I delivered unto you first of all that which I also received, how that Christ died for our sins according to the scriptures; And that he was buried, and that he rose again the third day according to the scriptures" (1 Corinthians 15:1-4)

Ruinas mayas y
origen de las Pirámides

Descifrando los Misterios de los Habitantes,
Idiomas y Religiones del Mundo

Also available in: German/Deutsche , English/Englais

“Tenía entonces toda la tierra un solo lenguaje y unas mismas palabras. Y aconteció que, cuando partieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y asentaron allí. Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y coz moslo con fuego. Y les fue el ladrillo en lugar de piedra, y el betún en lugar de mezcla. Y dijeron: Vamos, edifiqu‚monos una ciudad y una torre (pirámide), cuya cúspide [llegue] al cielo; y hag monos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra.” (Génesis 11:1-4).

Esto es lo que el hombre hizo poco después de la inundación en todo el mundo en los días de Noé. Dios le dijo al hombre: “Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra” (Génesis 9:1). Pero contrario a la orden del Señor, comenzaron a “construir una ciudad y una torre” (pirmide) que pensaban que los mantendra juntos en un lugar y no ser enviados por toda la tierra de acuerdo a laòrdenes de Dios.

En lugar de ser gobernado por el Señor, deseaban gobernarse a sí mismos. Ellos construirìan su ciudad y la torre y desde allí llevarìan a cabo sus propios asuntos políticos y religiosos. Para esto bàsicamente se edificarìa la ciudad y la torre, para ser hombre autónomo deseando establecer su propio gobierno y su propia religión, para ser el dueño de su propio destino sin ninguna consideración hacia la voluntad de su Creador.

Este lugar fue llamado Babel o Babilonia y en la actualidad se encuentra en la actual Irak entre los ríos Tigris y Éufrates. Es la región en la cual el hombre se estableciò por primera vez después del diluvio de Noé. Viajaron desde el monte Ararat hasta llegar a la llanura llamada Sinar en el valle de Mesopatamia (Génesis 11:2). Esta región es conocida como la cuna de la civilización, donde el hombre moderno surgió por primera vez con una cultura significativa con un lenguaje escrito y una población organizada. Aquí podemos encontrar docenas de pirámides, asì como estructuras llamados zigurats esparcidas por todo el valle de Mesopotamia, cada una ubicada en su respectiva ciudad.

Aún existen restos de la torre de Babel actualmente y se pueden encontrar en la provincia de Babil. Èsta convirtió en el prototipo de todas las demàs pirámides que se encuentran por toda la tierra. Con Google Earth podemos ver el cimiento original de esta pirámide.

Evidencia arqueológica adicional describe a esta pirámide como un zigurat de siete niveles, con un templo en la parte superior. El “Babel Estela” nos da tal representación. Esta estela representa al rey Nabucodonosor con sus planes para la restauración y ampliación de la torre de Babel en su cimentaciòn original.

También nos damos cuenta que la pirámide fue utilizada con fines religiosos, donde se realizaban sacrificios y señor de los cielos era adorado. También se utilizò para albergar a sus nuevos dioses. Estos dioses se formaron primero con la imaginación del hombre al contemplar la vasta extensión de estrellas, creando en su mente todo tipo de criaturas “conectando puntos” dándoles forma, al igual que los signos del zodíaco en la actualidad. Así de esta manera, “adoraron al señor del cielo ... y a la estrella de su dios ... figuras que hicieron para adorarlas" (Hechos 7:42-43).

Más abajo en los archivos de la historia nos cuentan de sus descendientes, que “levantaron altares a los Baales, e hicieron imágenes de Asera, y adoraron a todo el ejército de los cielos, y les sirvieron” (2 Crónicas 33:3), y “sacrificaron y quemaron incienso en los lugares altos” (2 Crónicas 28:4). Ten¡an sus propios “sacerdotes idólatras ... para que quemasen incienso en los lugares altos ... y además, quemar incienso a Baal, al sol y a la luna, a los signos del zodiaco y a todo el ejército de los cielos” (2 Reyes 23:5).

Así que habìa “sacerdotes de los lugares altos, quienes sacrificaban en los templos de los lugares altos” (2 Reyes 17:32). Los "sacerdotes" eran los “astrólogos, los observadores de las estrellas, los que pronosticaban cada mes” (Isa¡as 47:13). Los “lugares altos” eran las torres o pirámides, y los templos que se construìan en la cima de las pirámides como morada para sus dioses.

Entonces, ¿Qué hizo Dios cuando estos rebeldes, después de la inundación se negaron a obedecer al Señor para extenderse por toda la faz de la tierra y habitarla?

“Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos estos tienen un solo lenguaje; y han comenzado a obrar, y nada les retraer  ahora de lo que han pensado hacer. Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y des de allí los esparció Jehová sobre la faz de toda la tierra.” (Génesis 11: 6-9).

Debido a que no quisieron escuchar a Dios, el Señor confundió su lenguaje y los esparció sobre la faz de toda la tierra. Así que, “Por éstos fueron repartidas las islas de los gentiles en sus tierras, cada cual según su lengua, conforme a sus familias en sus naciones ... y por éstos fueron divididas las naciones en la tierra después del diluvio.” (G‚nesis 10: 5, 32).

Desde aquí vemos que después del Diluvio, por supuesto, todo el mundo hablaba el mismo idioma. Y cuando Dios confundió su lengua era por familia, y cada una de estas familias se convirtió en una “nación” después de la inundación. Después cada nación adoptò características distintas que apreciamos en las naciones hoy. Antes de nuestra era de los viajes comunes, las naciones de alguna manera estaban aisladas entre si, cada una desarrollando sus propios rasgos físicos y culturales largo de muchas generaciones.

Sin embargo, su división como nación única, no se debió a su color de piel o características particulares, ya que todos eran de la misma familia humana, sino debido a su propio lenguaje especial. Esto es lo que los dividió en naciones individuales, su lenguaje exclusivo que era peculiar de cada familia.

Esto es de suma importancia si queremos comprender la verdadera historia de la raza humana y los verdaderos orígenes de la humanidad sobre la tierra. Lo más importante que hay que recordar sin embargo, fue esta división que ocurrió sólo después de que se infectaron con esta falsa forma de culto idolátrico, la construcción de las pirámides y la adoraciòn a la creación antes que al Creador.

Se nos dice, “habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni fueron agradecidos; antes se envanecieron en su imaginaciòn, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por la imagen de hombre corruptible, por la de aves, de cuadrúpedos, y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, a las concupiscencias de sus corazones, a que deshonrasen entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a la criatura màs que al Creador, quien es bendito por siempre. Amén.” (Romanos 1:21-25).

Esta cultura y religión fue traìda desde Babilonia a lo largo de toda la tierra sobre las espaldas de las naciones. Por lo tanto, Babilonia se convirtió en la “LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA” (Apocalipsis 17: 5). Como resultado vemos estas pirámides alrededor de todo el mundo en el presente. (ver mapa mundial de las pirámides ) Despuès de 1000 años de este incidente, leemos: “Mas cada nación se hizo sus dioses, y [los] pusieron en los templos de los lugares altos (las pir mides) ... cada nación en su ciudad donde habitaba” (2 Reyes 17:29).

Esto tiene un parecido asombroso a las primeras culturas mayas y aztecas que los europeos encontraron cuando redescubrieron las Américas hace màs de 500 años. Construyeron sus ciudades y en el centro de sus ciudades estaban sus grandes pirámides.


Uxmal, México

Estas pirámides se construyeron para el servicio religioso, y por lo general tenìan en sus cùspides templos de piedra. Si ya no se encuentran los templos de piedra, “hoyos de poste en las plataformas de la cumbre ... manifiestan evidencia de que una construcciòn de materiales perecederos alguna vez coronò la cúspide de las pirámides”. Las pirámides “les sirvieron como templos y oratorios, y en la parte superior de cada una, en el punto más alto, tenían su dios” (Cumbre y caída de la civilización maya, p. 51, 69-70, 1954).

Algunas de las pirámides en México son sorprendentemente similares a las encontradas en la antigua Babilonia, como la pirámide del dios de la luna en la antigua ciudad de Ur y la pirámide del dios de la luna en Teotihuacan, a las afueras de la ciudad de México.

La comprensión de esto resuelve muchos misterios de toda la raza humana. ¿Por qué hay tantos idiomas en todo el mundo? ¿Por qué encontramos pirámides en todo el mundo con prácticas religiosas similares? ¿Por qué encontramos en cada una de las culturas de de la humanidad una historia adorando a la creación antes que al Creador ?

¿Por qué todas las naciones de una forma u otra tienen la necesidad de sacrificar para sus dioses ? ¿Por qué muchas de las naciones tienen antiguas leyendas sobre un diluvio mundial?

La respuesta correcta sólo puede encontrarse en la Biblia con un registro verdadero de la humanidad que se remonta al principio de la creación , donde podemos ver la tendencia de la humanidad alejándose del verdadero Dios que los creó.

A medida que las naciones de la antigüedad dieron la espalda en rebelión contra Dios, nosotros como hijos de estas naciones debemos autoevaluarnos para ver si también continuamos por este camino de la destrucción. Dios ha transmitido a la humanidad a través de los apóstoles y los profetas el verdadero registro de la historia, “antes fueron escritas… para nuestra enseñanza” (Romanos 15: 4) e “instrucción” (2 Timoteo 3:16-17) “y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos” (1 Corintios 10:11), que a través de las Escrituras, tengamos esperanza y comprender cual es nuestra mayor necesidad, es decir, que nos reconciliemos con Dios (Romanos 5:8-11, 2 Corintios 5:18-21).

                                     Tikal, Guatemala                                                                                   Baksei, Cambodia

Desde el momento en que el pecado entró en el mundo, la humanidad se ha separado de Dios. Tenemos que llegar a la conclusión de que nuestras “iniquidades han hecho división entre nosotros y nuestro Dios, y nuestros pecados han ocultado [su] rostro de nosotros” (Isaías 59:2). A causa de nuestra rebelión, el hombre no sólo se ha separado de Dios, sino que ha muerto para Dios. La Biblia nos dice que “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23), y la muerte trae la separación. Cuando morimos nuestro espíritu se separa de nuestro cuerpo que va a la tumba, y nosotros somos apartados de la familia y de los seres queridos.

La Biblia nos dice, “como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” (Romanos 5:12). Por lo tanto, es la muerte espiritual. A causa de nuestras transgresiones somos “muertos en pecados y transgresiones”, y si morimos en nuestros pecados seremos separados para siempre de Dios, al infierno, “que es la muerte segunda” (Apocalipsis 21:8).

Dios es santo (Efesios 3) y apartado de los pecadores. No hay nada que sea impuro que pueda entrar en Su presencia. La muerte física trae la corrupción y la enfermedad que puede infectar todo con lo que entra en contacto. Los muertos deben ser enterrados lejos o quemados para evitar la propagación de la enfermedad. Al estar “muertos en pecados” somos inmundos, corruptibles, y por lo tanto, debemos ser enterrados en lugar lejano y confinados a los fuegos del infierno.

Al igual que la terrible lepra, enfermedad contagiosa, que comienza con un punto invisible de contaminación bacteriana, pero al final, afecta todo y ocasiona la muerte. Esto es como cualquier pensamiento lujurioso, cuando se “ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, engendra muerte” (Santiago 1:15), por lo que no importa cuanto "bien" hemos hecho. Un pecado corrompe todo. Nada impuro puede entrar en el reino de los cielos .

En el Antiguo Testamento, si una plaga de lepra se propagaba, cualquier cosa que entraba en contacto con ella era impuro y tenìa que ser quemada. Esa era la única manera de erradicar la enfermedad. El pecado es como la lepra. Cuando Israel pecó, tomaron un becerro y pusieron sus manos sobre la cabeza para transmitir el sentimiento de culpa del pueblo en la cabeza de la víctima. Luego mataron al novillo y lo ofrecieron como ofrenda por el pecado, entonces lo llevaron “Y sacará el becerro fuera del campamento, y lo quemarᔠ(Levítico 4:21). l, siendo el portador del pecado ahora ten¡a que ser separado y quemado.

Sin embargo, como para la lepra de hoy, no existe cura para el pecado. A no ser que se trate adecuadamente esta profanación, dejará a uno para siempre sucio y al final, echado en el fuego del infierno para ser destruido. Entonces, ¿cómo vamos a ser liberados “de tan gran muerte” (2 Corintios 1:10)? No sólo la muerte física que todo hombre debe enfrentar, sino la “segunda muerte”, que consiste en ser separados y arrojados al lago de fuego?

Debido a que estamos “muertos en pecados” tenemos que estar "vivos" en Cristo Jesús. La Biblia dice que “debemos nacer de nuevo”. El hecho es que estamos separados y alejados de Dios a causa de nuestro pecado, pero podemos tener una relaciòn con Dios a travès de Jesucristo. Podemos reconciliarnos y acercarnos tan cerca de Él como Su propio Hijo amado.

Está claro que tenemos un problema de pecado, hemos transgredido los mandamientos de Dios, mentir, robar, cometer adulterio, el homicidio, el uso de su nombre en vano, la codicia, deshonrar a nuestros padres, crear dioses falsos, etc. Podemos pensar que somos bastante buenos, pero “Un poco de levadura leuda toda la masa” (Gálatas 5:9). Una peque¤a gota de veneno contaminar  todo un vaso de agua. Un chorrito de tinta puede da¤ar toda la prenda. Una pequeña punto de lepra contamina todo el cuerpo, y por el pecado, “Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga” (Isaías 1:5-6).  

Sin embargo, la Biblia nos dice, aunque “tuvimos en nosotros sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos” (2 Corintios 1:9). l dice: “si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaías 1:18). Cristo murió por los impíos, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre.

Dios puede limpiar nuestras manchas de culpa y nos prepara para el cielo. El apóstol Pablo se lamentó: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios por Jesucristo nuestro Señor”(Romanos 7:24-25). Dios ha hecho un camino a través del único mediador entre el hombre y Dios, el Señor Jesucristo. El Hijo de Dios se hizo hombre e hizo por nosotros lo que no podíamos hacer, pagar el terrible precio del pecado por nosotros.

“Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5: 8). l “llevó Él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero ... y por cuya herida habéis sido sanados” (1 Pedro 2:24). Pero no sólo eso, Dios “ha dado hoy la garantía a todos los hombres, en que él le levantó de los muertos” (Hechos 17:31). l “fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación." (Romanos 4:25)

Jesucristo, “por medio de Él reconciliar todas las cosas consigo ... Y también a vosotros, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente por las malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, mediante la muerte; para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de Él” (Colosenses 1: 20-22).

Hoy podemos arrepentirnos y cambiar nuestra mente y rumbo y volvernos a Dios por medio de Jesucristo. Esta es la buena noticia, el Evangelio de Jesucristo, “Que Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:1-4). Jesucristo fue “santo, inocente, limpio, apartado de los pecadores” (Hebreos 7:26), pero tomó sobre sí nuestros pecados y nuestra vergüenza. Como resultado, él fue separado de su Padre, y nuestros pecados con él fueron enterrados en las profundidades. Luego se levantó triunfante de la tumba venciendo la muerte.

Ese es el “EVANGELIO de vuestra salvación” (Efesios 1:13), es una BUENA NOTICIA para el “evangelio ... el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Romanos 1:16). La Biblia nos dice que si “confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10: 9), que nos da la victoria por medio de la fe en El Señor Jesucristo (1 Corintios 15:57, 1 Juan 5:4).

¿Le has confesado delante de los hombres? ¿Ha reconocido tus pecados? ¿Crees que Él murió por tus pecados y resucitó de entre los muertos? ¿Has recibido a Jesucristo como tu Salvador del pecado? Hoy en día puedes recibir el perdón y la purificación del pecado porque Jesús “satisfizo” las justas exigencias de Dios, “llevando nuestros pecados” (Isaías 53:11). Cristo “padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3:18). Ahora podemos ser justificados, perdonados y limpiados de toda nuestra injusticia si nos humillamos y vamos a l por la fe y recibimos el regalo de la vida eterna (Efesios 2:8-9, Romanos 6:23). “¿cómo escaparemos, si descuidamos una salvación tan grande?” (Hebreos 2:3).

“No hay justo, ni aun uno …” (Romanos 3:10)
“todos pecaron” (Romanos 3:23, Gálatas 3:22)
“la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23)
“así la muerte pasó a todos los hombres” (Romanos 5:12) “Teníamos la sentencia de muerte en nosotros mismos" (2 Corintios 1:9)
“El alma que pecare, esa morirá.” (Ezequiel 18:4)
“vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar su rostro de vosotros, para no oír. Porque vuestras manos est n contaminadas” (Isaías 59:2, 3)
"Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, los engaños, las lascivias, la blasfemia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre." (Marcos 7:20-23)
“no entrará en ella ninguna [Jerusalén celestial] cosa inmunda” (Apocalipsis 21:27)
“Pero ... tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda." (Apocalipsis 21:8)
“¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?" (Romanos 7:24)
“¿qué debo hacer para ser salvo? Y ellos dijeron: Cree en el Se¤or Jesucristo, y ser s salvo" (Hechos 16: 30-31)
“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros ... los impíos" (Romanos 5:8, 6)
“el cual fue entregado por nuestras transgresiones” (Romanos 4:25)
"Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros fu‚semos hechos justicia de Dios en l.” (2 Corintios 5:21)
"Don de la justicia” (Romanos 5:17) “la justicia de Dios que es por la fe en Jesucristo, para todos y sobre todos los que creen” (Romanos 3:22)
"que l sea justo, y el que justifica al que cree eJesús" (Romanos 3:26)
"Pero la justicia que es por la fe dice así ... Ésta es la palabra de fe la cual predicamos: Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, mas con la boca se hace confesión para salvación”. (Romanos 10: 6, 8-10)
"Porque por gracia sois salvos por medio de la fe” (Efesios 2:8)
"la fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Dios." (Romanos 10:17)
"la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación” (Efesios 1:13)
"el evangelio de Cristo ... es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Romanos 1:16)
"Os declaro … el evangelio ... por el cual asimismo sois salvos ... Que Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:1-4)
"el cual fue ... resucitado para nuestra justificación". (Romanos 4:25)
"Arrepentíos, y creed el evangelio” (Marcos 1:15)
"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unig‚nito, para que todo aquel que en l cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (Juan 3:16)
"El don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Romanos 6:23)
"Y él dijo: Creo, Señor. Y le adoró.” (Juan 9:38) “Ella le dijo: Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios que has venido al mundo." (Juan 11:27)


Last Update: 7/21/2015

There are no comments yet

Leave a Comment



?
? ?




Copyright © 2015 AccordingtotheScriptures.org. All rights reserved.BibleHome  |  Our Purpose  |  Statement of Faith  |  Contact  |  Subscribe